Expedición a la Tierra del Sol Poniente

Diario de viaje 2013

04
Jul

Sidi Kaouki y la costa atlántica


Escrito por Cristóbal Núñez Rodríguez

Hoy podríamos decir que hemos tenido un día veraniego de verdad, uno de esos días “muy playeros”, tras diez días en Marruecos hoy casi no nos hemos quitado la arena de encima. Estamos en Sidi Kaouki, un pequeño pueblo tranquilo, situado a unos veintisiete kilómetros de Essaouira y que se ha convertido en uno de los focos de surf de toda esta zona. 


Sentir la arena bajo nuestros pies

Esta mañana hemos salido temprano a recorrer la costa hacia el sur. Durante casi tres horas caminamos por la arena de tonos claros descubriendo la inmensidad de las playas de esta zona de Marruecos.

Con extremo cuidado con las corrientes, aprovechamos para bañarnos y hacer algunos juegos y aunque  a algunas de nuestras expedicionarias marroquíes les costara meterse en el agua, algunas de ellas se animaron a bañarse incluso vestidas, rompiendo una vez más durante esta expedición algunas barreras existentes que son intangibles e invisibles para muchos.


Suomi y el mar

Para Soumiya, por ejemplo, ha sido la primera vez que sus pies y sus manos tocaban en el mar. En el pequeño pueblo de pescadores de Tifnit, Soumi vio por primera vez el mar de cerca  al tercer día de nuestra expedición en Marruecos. Y hoy Soumi tocó y sintió el mar.

El mar, ese mar infinito que une continentes, que baña todas las orillas y que no entiende de fronteras ni de distancias. Ese mar que para Soumi ha sido toda una experiencia nueva en su vida. Ese mar que nos refresca tras varias horas caminando y que es diversión para todos.


Taller de primeros auxilios

Regresamos a nuestro campamento y por la tarde, después del almuerzo, nos acercamos a la playa frente al albergue para hacer actividades. Hicimos un taller de primeros auxilios en el que introdujimos algunos conceptos básicos como el protocolo de acción en caso de encontrarnos con un accidentado – Prevenir, Alertar y Socorrer - , situaciones posibles que nos podemos encontrar (alguien se rompe algo, alguien se corta, alguien se atraganta, alguien se quema, alguien se ahoga…) y unas nociones básicas de Reanimación Cardiopulmonar (RCP).

También hicimos algunos juegos en la playa, juegos cooperativos y juegos de distensión. Como les digo, un día de trekking y convivencia en la playa, al que se nos ha sumado una nueva expedicionaria, Laika, una simpática perra que nos ha acompañado todo el día.

Aprovecho para comentar que nuestro expedicionario Mohamed está mejor. Le hemos hecho una analítica y todo apunta a que tienen una mononucleosis infecciosa, pero está mejor. También hemos avanzado con nuestro exterminio de piojos, no ha habido más casos y van desapareciendo los restos (el problema es que no tenemos buenos peines para retirar los cadáveres…). Tampoco hay nadie con problemas intestinales ya, así que bueno, no vamos nada mal.


Te cuento un secreto

La convivencia está siendo fantástica y en el tiempo libre se producen corrillos en los que se juega a las cartas, se habla de diferentes cosas y también se discute e intercambian opiniones de diversos temas. Es lo que tiene compartir tiempo y espacio veinticuatro horas.

Mañana tenemos un día de trekking, un poco más largo, de cuatro horas aproximadamente, pero hacia el norte, regresando por el interior atravesando un pequeño pueblo cercano. Tras estos dos días en Sidi Kaouki pondremos rumbo de vuelta a Agadir, por lo que ya nos encontramos en la recta final de África Andando 2013.

Muy buenas noches.






La experiencia que cambiará tu vida para siempre